Mercado Financiero o Real Estate, esa no es la cuestión.

Cuando se nos plantea esta disyuntiva tendemos por accesibilidad, desconocimiento o preconceptos a optar por uno o por otro.

 Si en algún momento tuvimos la oportunidad de pensar o planificar nuestro portfolio de inversión seguramente se nos presentó la alternativa de comparar algún producto del Sistema Financiero con alguno de Economía Real.

Cuando se nos plantea esta disyuntiva tendemos por accesibilidad, desconocimiento o preconceptos a optar por uno o por otro.

 

En esta oportunidad me gustaría invitarlos a pensar en inversiones sin tomar decisiones binarias, uno o el otro, sino a unir los dos mundos, aparentemente opuestos, y transformarlos en complementarios.

 

Cuando pensamos en invertir tenemos en cuenta muchas variables: plazo, monto a invertir, rentabilidad, seguridad y liquidez .

En el Mercado Financiero existen dos tipos principales de inversión: de renta fija y de renta variable, diferenciados por la forma en que se percibe la renta. En la primera, como por ejemplo los Bonos de Deuda Pública, el inversor conoce de antemano la rentabilidad que ya está determinada a través de la cancelación de cupones (de intereses) a intervalos regulares de tiempo, o directamente al vencimiento del activo (letes, lebacs, lecaps, etc). En las de Renta Variable, como las acciones, no se conoce de antemano la rentabilidad ya que ella está determinada por diversos factores, como los dividendos a cobrar y el precio fluctuante de la acción. Las inversiones de renta fija se consideran menos riesgosas porque garantizan la ganancia. Las de renta variable se consideran más riesgosas ya que no se garantiza la devolución del capital ni la rentabilidad de la inversión, y por esa misma razón suelen tener mayores retornos.

Ahora bien, esta información puede ser más o menos conocida pero el análisis de la misma es bastante lineal.


¿Qué pasa con el Real Estate? ¿Es de renta fija o de renta variable?

Considerar a la inversión inmobiliaria como de renta fija es un error muy común. Cuando un inversor estudia un activo inmobiliario tiene que considerar los potenciales ingresos por alquileres y la expectativa de valorización del metro cuadrado (o sea del capital invertido). Esta expectativa  es clave en el mercado inmobiliario, ya que es un sector que ha experimentado fuertes subas en dólares durante los últimos años, incrementando su atractivo como activo de inversión.

Entonces puedo pensar que si el Real Estate es una activo seguro y a la vez muy rentable, ¿por qué no invertir todo en Real Estate o Economía Real y evitar los vaivenes de los mercados?

La respuesta es bastante sencilla: no tendría liquidez frente una contingencia o alguna nueva oportunidad de inversión.


Desde Tirium proponemos a nuestros clientes unir los dos mundos y aprovechar los beneficios de ambos haciendo una análisis profesional de cada inversor.


Si estás interesado en que te contacte alguno de nuestro asesores podes enviarnos un mail a info@tirium.com.ar


Ximena Rapela
Directora

¿Tenes alguna duda o consulta?