El desafío de aprovechar la riqueza escondida en Vaca Muerta

Los grandes cambios de paradigma energéticos en el mundo hacen de Vaca Muerta una oportunidad única.

La nueva conciencia colectiva sobre el concepto ambiental y las consecuencias que puede acarrear a la vida sobre el planeta han provocado el inicio de un cambio de paradigma energético suficiente para decidir avanzar hacia una matriz energética global sin hidrocarburos que hoy significan más del 80% en el mundo.

Para lograr esta transición es necesario optar por el gas natural por ser el menos contaminante y por las facilidades para su transporte en forma líquida o gas natural licuado (GNL) por barcos y nuestro país lo tiene en abundancia.

Vaca Muerta cuenta con un recurso gasífero de 583 TCF (unidad de volumen) cuando la demanda anual de gas en la Argentina no llega a 1,9 TCF. Esto lo convierte en una gran oportunidad económica ya que hoy importamos el 30% de nuestras necesidades y prácticamente no exportamos.

Se estima que hacia el 2030 deberíamos haber alcanzado la competitividad necesaria para exportar GNL. Esto significará producir gas en yacimiento a costos más bajos que en el resto del mundo, dado que nuestra ubicación geográfica implica fletes superiores a la media internacional.

Para lograr esto será necesario invertir 520.000 millones de dólares en Vaca Muerta. Esto generará una renta de 400.000 millones de dólares, asumiendo que se coloca la producción a un promedio de 3,6 dólares el millón de BTU.

La magnitud de estas cifras con alta probabilidad de ocurrencia nos obliga a no improvisar y a olvidarnos del cortoplacismo.

Pero más importante aún es empezar a definir ya el destino de esa inmensa renta petrolera estatal que en los próximos 50 años podría aportarle al Estado entre 200.000 y 320.000 millones de dólares.

Reino Unido y Noruega cuentan con experiencias exitosas al descubrir los inmensos yacimientos del Mar del Norte. Nosotros deberíamos adecuar esas experiencias al caso de Vaca Muerta y lograr el nivel necesario que requiere el desarrollo de nuestro país para llevar la inteligencia de nuestra sociedad a los niveles de los países más avanzados del mundo.

Pero habrá que hacerlo antes de que el gas pierda valor en el mundo.

Leer más de esta noticia

¿Tenes alguna duda o consulta?